Papelera Reyes | CONSEJOS DE LIMPIEZA ECONÓMICOS
1333
post-template-default,single,single-post,postid-1333,single-format-standard,bridge-core-1.0.1,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_menu_slide_with_content,width_470,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-18.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

CONSEJOS DE LIMPIEZA ECONÓMICOS

A menos que seas como Shrek en la vida real, una gran capa de polvo, grasa, moho y manchas en tu casa no le agregarán a este ningún encanto. Pero limpiar tu hogar no significa que tendrás que pasar el día hurgando lugares difíciles de alcanzar o frotar con los dedos tratando de quitar la suciedad de la estufa sin obtener buenos resultados. ¡Todo es mucho más fácil de lo que piensas! Solo necesitas un poco de experiencia y buenos consejos, como este: ¡una simple barra de jabón puede ser un gran ambientador para tus cajones!

 

  1. Blanquea tus viejas almohadas fácilmente:

 

Las almohadas amarillas se ven muy mal y nadie quiere ir a dormir con ellas. Afortunadamente, existe un método que puedes utilizar para revertir esa condición. Necesitarás detergente en polvo para ropa, detergente para lavar los platos y bórax.

 

Qué hacer:

 

  • Verifica si la almohada es lavable, luego retira su funda o protector.
  • Pon a hervir una olla de agua, agrega 1 taza de detergente en polvo para lavar la ropa, 1 taza de detergente para platos y 1/2 taza de bórax. Revuelve bien hasta que todo se disuelva.
  • Vierte la mezcla en un recipiente lo suficientemente grande para que puedas remojar tus almohadas en este y agrega una taza de cloro. Déjalas en esta mezcla durante 30 minutos. No te olvides de voltearlas cuando haya transcurrido la mitad del tiempo establecido.
  • A continuación, mete las almohadas en la lavadora y ejecuta un ciclo completo.

 

  1. Blanquea tu ropa sin usar cloro:

 

Tu ropa de color claro se ve gris o amarilla, pero ¿no te gusta usar cloro? Bueno, hay otra alternativa. Necesitarás agua, jugo de limón y peróxido de hidrógeno o agua oxigenada.

 

Qué hacer:

 

  • Mezcla 12 tazas de agua, 1/4 de taza de jugo de limón y 1 taza de agua oxigenada en un recipiente grande.
  • Agrega 2 tazas de la mezcla a cada carga de lavado de ropa.

 

  1. Limpia una cubierta de vidrio con un mínimo de esfuerzo:

Bicarbonato de sodio puro.

 

Si temes dañar el vidrio de la estufa mientras lo limpias, entonces usa bicarbonato de sodio, ¡ya que es la solución adecuada! Para esto, necesitarás un recipiente con agua caliente, jabón líquido, bicarbonato de sodio y un trapo de limpieza.

 

Qué hacer:

 

  • Llena un recipiente con agua caliente del grifo y mezcla con un poco de jabón para platos. Luego remoja el trapo en el recipiente.
  • Aplica una cantidad generosa de bicarbonato de sodio en toda la placa de la estufa.
  • Exprime la mitad del agua de tu trapo jabonoso, la cual debe estar caliente, y ponlo sobre la estufa con bicarbonato de sodio. Deja reposar durante 15 minutos.
  • Frota suavemente en círculos.

 

  1. Haz que los quemadores de la estufa estén impecablemente limpios:

 

Para ello necesitarás una bolsa hermética de 4 litros aproximadamente y amoníaco, ¡nada más!

 

Qué hacer:

 

  • Vierte un poco de amoníaco en la bolsa hermética, coloca una parte de la estufa allí y séllala. Repite el procedimiento con el resto.
  • Deja reposar las bolsas durante la noche. ¡A la mañana siguiente notarás que la suciedad de las partes estará flotando en las bolsas!
  • Retira las partes de las bolsas y lávalas con una esponja jabonosa.

 

  1. Elimina las manchas de una tabla de cortar con jugo de limón y la luz del Sol:

 

Las manchas en las tablas de cortar pueden verse desagradables, pero hay un consejo inteligente para eliminarlas. Solo necesitarás un limón y un lugar soleado.

 

Qué hacer:

 

  • Exprime un limón y usa su cáscara para esparcir el líquido alrededor de la mancha en la superficie de la tabla de cortar.

¡Toma la tabla y colócala en algún lugar en donde reciba la luz solar! Deja que repose durante varias horas, y luego lávala con jabón.

Si no hay Sol afuera, ¡no te desesperes! Consigue un limón, córtalo en 2, espolvorea sal gruesa en la tabla de cortar y frótala con ambas mitades.

 

  1. Elimina las manchas de sudor de tus prendas blancas:

 

No te apresures a tirar una camisa bonita solo porque tiene una mancha de sudor amarilla horrible. Simplemente prepara una solución con jabón para lavar platos, peróxido de hidrógeno y bicarbonato de sodio.

 

Qué hacer:

 

  • Combina una proporción de 1:2 de jabón para lavar platos y peróxido de hidrógeno en un tazón.
  • Aplica esta pasta a la mancha y espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en la parte superior.
  • Consigue un cepillo para lavar ropa (uno de dientes viejo también funcionará) y frota el jabón, el peróxido y el bicarbonato de sodio en las fibras de la camisa.
  • Deja reposar la prenda por al menos una hora, y luego lávala como de costumbre.