Papelera Reyes | MÉTODOS PARA CALMAR LOS CÓLICOS DE TU BEBÉ
1433
post-template-default,single,single-post,postid-1433,single-format-standard,bridge-core-1.0.1,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_menu_slide_with_content,width_470,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-18.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

MÉTODOS PARA CALMAR LOS CÓLICOS DE TU BEBÉ

Las posibles causas del cólico del lactante

 

La causa específica de los cólicos en un bebé aún no tiene explicación definitiva. Sin embargo, se ha demostrado que el cólico ocurre en aproximadamente del 40 % de los bebés menores de seis meses.

Algunas teorías sobre el origen de este problema sugieren que la raíz está en la alimentación de la madre, en la leche que pasa demasiado deprisa por el estómago del bebé, el reflujo o, incluso, en el temperamento del recién nacido y su adaptación al mundo.

1.Mecerse con el bebé:

Los movimientos suaves y compases pueden ayudar mucho a calmar el llanto del pequeño. Mecer al bebé favorece su digestión y le ayuda también a liberar los gases. Además de que se sentirá mejor, también es una herramienta de serenidad para los padres.

 

2.Hacer eructar al bebé después de que tome leche:

Es muy importante que, después de alimentación, el bebé expulse el aire que pudo haber inhalado durante esta. La manera de hacerlo es colocar al bebé contra el pecho, con su barbilla en el hombro, y dar unas suaves palmaditas, no muy fuertes, sobre la espalda.

 

3.Colocar al bebé en el regazo y frotarle suavemente la espalda:

Esta es otra manera de ayudarlo a expulsar el aire. Primero, hay que colocar cuidadosamente al bebé, puede estar solo inclinado o tumbado boca abajo, sobre el regazo. Después, hay que sostener su cabeza y asegurarse de que quede más alta que su pecho y entonces se le pueden dar suaves palmadas en la espalda. Esto es ideal sobre todo si el bebé tiene reflujo gastroesofágico, al que también se le ha relacionado con los cólicos.

4. Colocar al bebé en un columpio o sillita vibradora:

A los bebés les gusta el movimiento suave, por lo que estos dispositivos ayudan mucho, sobre todo cuando los padres se encuentran extenuados u ocupados con otras actividades.

 

5. Dar una vuelta en coche con el bebé asegurado en la silla:

El movimiento del auto, o la vibración de este, suele ser una técnica tranquilizadora para los bebés. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta las medidas de seguridad básicas, así como contar con una silla para el auto adecuada.

 

6.Ponerle música al bebé:

Ya sea cantar o reproducir música en un tono bajo y moderado pueden ser de gran ayuda a la hora de calmar a un bebé irritado. Las melodías relajantes pueden ser también positivas para la estimulación del recién nacido.

 

7.Auxiliarse con sonidos como la secadora o el ruido blanco:

El ruido blanco bloquea todos los otros sonidos del ambiente. Es posible encontrar en YouTube o Spotify listas de reproducción con este tipo de sonidos; aunque también funciona encender la secadora de cabello o la televisión con estática en la otra habitación.