Papelera Reyes | RADIACIÓN ELECTROMAGNÉTICA EN TU HOGAR
1721
post-template-default,single,single-post,postid-1721,single-format-standard,bridge-core-1.0.1,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_menu_slide_with_content,width_470,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-18.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

RADIACIÓN ELECTROMAGNÉTICA EN TU HOGAR

La radiación electromagnética se produce debido a cambios repetidos de los campos eléctricos y magnéticos que tienen su origen en las cargas eléctricas presentes en el medio en el que vivimos. Aunque puede parecer increíble y quizá un poco extraño, la radiación forma parte de nuestro día a día. Los aparatos electrónicos, desde el microondas hasta el celular más moderno, son una de las fuentes más significativas de esta en nuestros hogares.

 

La electricidad es la fuerza que permite que las cosas funcionen. Una computadora encendida puede producir un campo eléctrico, aunque no se encuentre conectada a la corriente. Este es el resultado del movimiento de las cargas eléctricas, las cuales transportan energía de un punto a otro. Aunque son invisibles para el ojo humano, se encuentran en el aire, rodeando los aparatos electrónicos qué utilizamos en nuestros hogares. A este fenómeno se le conoce como radiación electromagnética. Este tipo de radiación es emitida por toda la tecnología humana, y no es considerada dañina. En realidad, nos encontramos rodeados de fuentes electromagnéticas naturales y benignas todo el tiempo, como la luz del Sol o las tormentas eléctricas.

Con el paso de los años se han generado fuentes artificiales creadas por el hombre, motivo por el cual muchas personas se preguntan si la exposición constante podría afectarlas de alguna manera.

La electricidad es la fuerza que permite que las cosas funcionen. Una computadora encendida puede producir un campo eléctrico, aunque no se encuentre conectada a la corriente. Este es el resultado del movimiento de las cargas eléctricas, las cuales transportan energía de un punto a otro. Aunque son invisibles para el ojo humano, se encuentran en el aire, rodeando los aparatos electrónicos qué utilizamos en nuestros hogares. A este fenómeno se le conoce como radiación electromagnética. Este tipo de radiación es emitida por toda la tecnología humana, y no es considerada dañina. En realidad, nos encontramos rodeados de fuentes electromagnéticas naturales y benignas todo el tiempo, como la luz del Sol o las tormentas eléctricas.

Con el paso de los años se han generado fuentes artificiales creadas por el hombre, motivo por el cual muchas personas se preguntan si la exposición constante podría afectarlas de alguna manera.

Cuando nos exponemos a campos electromagnéticos, en el organismo se producen pequeñas corrientes capaces de estimular nervios y músculos. Sin embargo, estas son demasiado débiles para producir daños adversos. El principal efecto es el calentamiento de los tejidos, como sucede cuando calentamos comida en el microondas. Los niveles de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia a los que las personas suelen estar expuestas no son lo suficiente altos para producir un calentamiento significativo.

 

Efectos sobre la salud

 

Se han realizado múltiples investigaciones para determinar la relación entre los campos electromagnéticos y el cáncer. Los resultados han sido poco concluyentes, aunque algunos estudios han arrojado una posible relación.

Hasta la fecha, los datos son insuficientes como para afirmar que la exposición electromagnética propicia el cáncer. Del mismo modo, la hipersensibilidad reportada por algunas personas, quienes afirman manifestar dolor de cabeza, mareos, depresión o dificultad para dormir, no puede estar relacionada con la radiación de los dispositivos electrónicos, ya que existen múltiples factores que hacen imposible encontrar un criterio en común que permita obtener una conclusión.

 

Exposición en el hogar

Los electrodomésticos que se encuentran en casa producen campos electromagnéticos de intensidad variada, dependiendo del modelo y la potencia. Los campos disminuyen a medida que nos alejamos de ellos, pero una distancia de 30 cm es más de 100 veces menos que el límite recomendado. En el caso de los teléfonos móviles, el nivel de exposición es un poco más alto, sin llegar a ocasionar efectos perjudiciales. El microondas, televisión, computadoras y teléfonos celulares son los dispositivos que más preocupación provocan en la población; sin embargo, diversos estudios han demostrado que la exposición electromagnética en los hogares es mínima.

Medidas de prevención

Mientras las investigaciones continúan, la recomendación para aquellos que todavía tienen dudas y preocupaciones con respecto al tema es mantenerse informados a través de fuentes oficiales y confiables. Es importante recordar que, si los campos electromagnéticos de baja frecuencia causaran un daño en la salud, ya lo sabríamos. No obstante, para una mayor tranquilidad se pueden tomar medidas como reducir el uso de los teléfonos celulares y computadoras, pasar más tiempo al aire libre, apagar la señal wifi en las noches y desconectar todos aquellos aparatos que no se estén utilizando.

Ahora que sabes más sobre los campos electromagnéticos que te rodean, ¿ha cambiado tu percepción hacia la exposición diaria? ¿Qué medidas adoptarías en tu hogar para reducirla? Cuéntanos en los comentarios.

 

 

Fuente: Genial Gurú