Papelera Reyes | ALIMENTOS QUE PUEDEN DAÑAR TUS RIÑONES
1755
post-template-default,single,single-post,postid-1755,single-format-standard,bridge-core-1.0.1,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,side_menu_slide_with_content,width_470,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-18.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

ALIMENTOS QUE PUEDEN DAÑAR TUS RIÑONES

Los riñones juegan un papel muy importante en tu cuerpo: están a cargo de eliminar los desechos a través de la orina, además de producir hormonas, filtrar las toxinas y el exceso de líquido en la sangre. Es por eso por lo que debes cuidar bien de ellos y tratar de mantenerlos saludables. Lamentablemente, algunos alimentos pueden dañarlos y afectar su funcionamiento normal si se consumen en exceso.

 

Paltas.

Aunque los aguacates son populares y elogiados por sus diversas cualidades nutritivas, comer mucho de ellos puede ser peligroso para los riñones, especialmente si ya sufres de una enfermedad renal. Y la razón es que este fruto tiene un nivel muy alto de potasio.

Nuestro cuerpo necesita este mineral, pero un exceso de potasio en la sangre pude causar problemas graves como calambres musculares y latidos cardíacos irregulares.

Carne.

Comer demasiada carne puede causar problemas renales porque las proteínas animales pueden ser muy difíciles de metabolizar, lo que hace que la eliminación de productos de desecho sea una carga para los riñones. Una dieta rica en proteínas animales también puede conducir al desarrollo de cálculos renales. La carne estimula la producción de ácido úrico, que es una de las causas más comunes de esta afección.

En su lugar, podrías comer más verduras y nueces, ya que así obtendrás las proteínas que tu cuerpo necesita.

Sal.

Una dieta saludable debe incluir un máximo de 2 300 mg de sodio por día (aproximadamente una cucharadita). Si comes demasiada sal, tus riñones tendrán que trabajar más para eliminar el exceso de sodio, por lo que pueden comenzar a retener agua, lo que podría provocar presión arterial alta.

Para mantener tus riñones saludables, puedes agregar especias así como hierbas a tus alimentos en lugar de abusar del salero. También puedes reducir el consumo de alimentos procesados y envasados, como sopas o verduras enlatadas, pizza congelada y aderezos para ensaladas, ya que suelen contener mucha sal.

Plátanos.

Si sospechas que tienes problemas renales, una buena nutrición y una dieta adecuada son esenciales para mantenerte saludable. Y esto significa limitar el consumo de algunos alimentos como los plátanos, porque tienen un nivel muy alto de potasio, lo que podría ser perjudicial para aquellas personas cuyos riñones no funcionan correctamente.

Un adulto sano debe tener una ingesta diaria de 3 500 a 4 700 mg de potasio en los alimentos, y un plátano promedio (150 g) ya contiene 537 mg. Pero si padeces una enfermedad renal, la ingesta de potasio debería ser menor, ya que tu cuerpo no puede filtrar el exceso, lo que podría ocasionar problemas graves de salud.

Productos Lácteos.

Aunque los productos lácteos son ricos en vitaminas y nutrientes, demasiada leche, yogur y queso pueden causar más daño que bien. Y esto podría suceder debido a la gran cantidad de fósforo que contienen estos alimentos, lo que podría generar estrés en los riñones.

Además, si tus riñones no funcionan plenamente, no podrán eliminar el fósforo adicional en la sangre, lo que, con el tiempo, podría provocar huesos delgados y débiles, además de un mayor riesgo de fracturas.

      Pan Integral.

El pan de trigo integral es saludable y nutritivo, pero cuando es consumido en grandes cantidades, especialmente por las personas con problemas renales, puede causar daños graves en los               riñones. Esto se debe a las elevadas cantidades de fósforo y potasio que posee este producto. Una rebanada de pan integral contiene 81 mg de potasio y 57 mg de fósforo,                                     en comparación con una de pan blanco, que tiene solo 37 mg de potasio y 35 mg de fósforo.

 

 

 

 

Fuente: Genial Gurú